domingo, 11 de enero de 2015

ULTRAMARINOS QUINTÍN: EL SECRETO DEL ÉXITO


 
Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

Tenía que ir a conocer la cocina de Ultramarinos Quintín sí o sí, pero ¡qué difícil es encontrar mesa en fin de semana!, así que después de seguir su apertura allá por el mes de junio, su reforma del piso superior, y haber tomado el aperitivo en la barra algún día que otro, de forma casual encontré mesa para comer y despedir el año el 31 de diciembre junto a mi Javier

 
He estado ya hace algunos años en El Paraguas y en el exitoso Ten con Ten, ambos propiedad de un visionario matrimonio asturiano que, con gran dedicación, ha sabido hacerse con la zona de Jorge Juan poquito a poco, así que sabía que Ultramarinos Quintín me iba a gustar, porque reúne varias cosas que lo hacen muy apetecible:

1) Decoración exquisita, obra una vez más del estudio de interiorismo Cousi que últimamente lo hacen todo en la capital (además de los ya mencionados Paraguas y Ten con Ten, Du Libán en La Moraleja, también los recientes Fox, Beker 6, Rooster y Six); el sitio la verdad que es monísimo y hay que verlo.

2) Buena cocina, con una carta llena de opciones sabrosas y varias referencias a los fogones asturianos, platos de cuchara incluidos.

3) Un estupendo ambiente, y no sólo caras conocidas, sino también gente elegante y discreta que quiere pasarlo bien en animada charla.

La zona de abajo presidida por una barra y un rincón de ultramarinos de los de antes en los que poder comprar verduras fresquísimas, quesos, vinos, embutidos y alguna delicatessen, tengo que decir que el precio del ultramarinos es mucho más asequible que la carta.

También mesas altas en las que poder picotear o compartir raciones y mesas bajas que, en mi opinión, están demasiado juntas y han de soportar el bullicio de la entrada y de la tienda, porque Quintín ¡está siempre a tope!!

 
Comimos en el piso superior, aquí las mesas también están bastante pegaditas unas a otras (parece que quieren amortizar rápidamente la inversión y sacar el máximo partido posible al espacio), pero la verdad que el sitio bien merece una visita: iluminación acogedora, papeles pintados en paredes y telas a juego en el tapizado de vistosos estampados (marca de la casa Cousi) y ladrillo visto en ventanas y muros.

 
Un plus, cubiertos de plata con los platos principales que elegimos y que os cuento:

Como entrante compartimos unos rollitos de alcachofa y pato azulón, mezcla de ingredientes original, la ración era abundante.

 
Y como platos principales, verdinas con faisán, -piparras en el propio guiso-, un plato de cuchara muy de agradecer en esta época del año, originalmente acompañado de un ave que no suele abundar en otras cartas; y presa ibérica con lombarda y manzana, jugosita, muy rica.
 
 
 
 
Algo negativo tenía que tener Ultramarinos Quintín, en este caso los precios, van un tanto inflados; es verdad que la calidad del producto es buena y la cocina rica, pero un ticket medio de 45/50 euros por persona es excesivo en mi opinión para esa carta, supongo que acabamos pagando el sitio, la moda y el ver y ser vistos; ¡ojo con los vinos!

 
 
Ultramarinos Quintín
 

C/ Jorge Juan, 17 (esquina Lagasca) Madrid

Tlf. 91 786 46 24

Fotos propias

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.