jueves, 15 de octubre de 2015

NÁMIT: DELICIOSA COCINA FILIPINA


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

La palabra námit” procede de un dialecto filipino, y significa “delicioso”, así que Inés Lamata, propietaria y alma mater de este delicioso proyecto, no podía haber encontrado un  nombre más adecuado para su restaurante.


La fachada de Námit no hace justicia al interior del local, pero sólo es eso: fachada; en la entrada una acogedora terracita con un agradable jardín vertical, mesas ligeras, sillas de lo más coloridas y animado ambiente, y en el interior del restaurante una decoración moderna muy personal, con una iluminación que transmite calidez, techos altísimos y espacios diáfanos de lo más confortable.


Personalmente me ha sorprendido muy gratamente conocer Námit, Inés (de origen filipino pero española de adopción tras 45 años en nuestro país) y todo su equipo han conseguido fusionar con éxito su pasión por la cocina mediterránea con sus raíces filipinas, y así la carta combina platos tradicionales de todo el sudeste asiático (no sólo filipinos) con platos claramente mediterráneos, por lo que cada comensal puede encontrar platos que respondan a sus gustos.

Yo tenía claro que quería probar especialidades filipinas, así que me dejé aconsejar por el jefe de sala, Jorge, un encanto de persona de lo más profesional, y comenzamos con unos rollitos de verduras por un lado, y rollitos Námit de carne por otro, con salsa agridulce, ambos absolutamente caseros, nada que ver con los rollitos que todos tenemos en mente: estos tienen una masa suave y un relleno sabroso, ideales para comenzar la cena.


Seguimos con una especialidad Námit, Pancit Lang-Lang, fideos de arroz salteados con pollo, gambas y verduras, puedo decir que me sorprendió lo rico que estaba, pues aunque es claramente un plato oriental, me pareció una elaboración muy cuidada y casera, las verduras sabían a verduras.


Otra especialidad Sisig Inasal, pollo a la piedra marinado en especias y piña con huevo de corral , con una vistosa presentación, muy acertado romper el huevo y mezclarlo con el resto de ingredientes.


Estupenda maceración del tartar de salmón, con mango, soja dulce y un toque de curry rojo, muy buena idea recurrir al mango en vez de al consabido aguacate, diferente y fresco.


Y terminamos con un postre que, además de vistoso, no llena nada y está delicioso, un helado de té verde con su lecho de gelatina de coco y hojas de pandan.


Os recomiendo sinceramente conocer Námit, os va a sorprender: excelente relación calidad/precio (unos 25 euros por persona), trato cercano y profesional y cocina exquisita, además de buen ambiente; yo desde luego ¡pienso repetir!.


Námit    

C/ Rafael Calvo, 38, Madrid

Tlf. 91 308 44 62
Fotos propias y de Námit

Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.