jueves, 29 de octubre de 2015

WILBRAN: UN RESTAURANTE CON DOBLE NACIONALIDAD

 

Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

Wilbran es una sorpresa gastronómica que hasta hace poco estaba escondida tras los andamios colocados para la restauración del edificio señorial en el que se ubica este restaurante en el siempre elegante y vanguardista Barrio de las Salesas y, por fin, aparece en todo su esplendor. Respetando la fachada típica de taberna castiza de principios del siglo pasado y la maravillosa barra de roble de más de 100 años de antigüedad, Wilbran ha reformado el interior de su local para convertirlo en un restaurante agradable, acogedor y en el que se disfruta comiendo.


Me ha encantado la iluminación tenue del local perfecta para una cena relajada, y los suelos hidráulicos típicos de estos antiguos locales madrileños, y buenísima idea exponer cuadros de artistas contemporáneos que, además de decorar, se pueden comprar por los clientes de Wilbran.


La doble nacionalidad asiática y española de la propietaria de Wilbran, Natalia, impregna la cocina fusión de ambos continentes, y en la carta hay platos como cangrejo de concha blanda al ajillo o langostino envuelto en gyoza, además del éxito de platos de tradición claramente española como los callos, la merluza a la gallega o una espléndida tortilla. Y una espléndida bodega generosa en sus referencias y buena relación calidad/precio.


Encantador el jefe de sala, Miguel, con una amplia trayectoria profesional a sus espaldas como chef, nos dejamos guiar por sus sugerencias para probar los platos estrella de Wilbran:

Comenzamos compartiendo varios platos: una ensaladilla rusa muy casera, apetecible y rica; calamares fritos de-los-de-toda-la-vida, muy tiernos y perfectamente escurridos de aceite; langostino envuelto en gyoza con salsa ali oli y empanadilla de ternera con salsa Krapao tailandés, un guiño a la tierra paterna de Natalia; la clásica tortilla española, muy jugosita, una de las mejores que he probado en Madrid, tamaño perfecto para compartir.


No podía irme sin probar el secreto ibérico marinado con soja y salsas orientales a la parrilla, me encantó el sabor y el punto de la carne, y un aroma, mmmm….. ¡un plato de diez!


Como siempre os digo, a mí el dulce…… así, así, pero entre los postres tengo que reconocer que el tiramisú casero estaba muy conseguido y la tarta de queso es uno de los postres que más salen de la cocina de Wilbran.

Atención a los que no nos gusta el fútbol: los miércoles y jueves noche Wilbran ofrece una divertida alternativa para no quedarnos en casa aburridas, “Las noches de chicas”, con un menú de 27 euros con champagne Veuve Clicquot, yo ya estoy deseando que haya partido….

Muy recomendable conocer Wilbran, diferente a las últimas aperturas en la ciudad, tradicional y cosmopolita al mismo tiempo, se come realmente bien por un precio medio de 25 euros.


Wilbran   

C/ Orellana, 19 Madrid

Tlf. 91 308 38 08
Fotos propias y de Wilbran


Si queréis que visitemos vuestro local gastro, podéis contactarnos en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.