jueves, 17 de diciembre de 2015

RANDOM: EL PROYECTO GASTRONÓMICO QUE ESTÁBAMOS ESPERANDO


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller @lasmonicadas

Cuando ya pensaba que este año 2015 se iba a terminar sin que ninguna nueva apertura me sorprendiera después de tantas, llega Random, algo más que un restaurante, algo  más que un local de copas, algo más que un sitio nuevo.


En el siempre elegante barrio de Chamberí, mi querido y admirado Esteban Arnaiz rompe con la tendencia de sus otros dos exitosos locales (Le Cocó y El Columpio) y junto con Aynara Menchaca abre Random, este restaurante con alma que también aloja un club privado, Anónimo.


La decoración se la agradezco enormemente a Juan Luis Medina y su equipo del estudio Madrid in Love, para una amante de las cosas bonitas como yo, Random es un paseo de lujo por el buen gusto y la elegancia relajada, todo encaja a la perfección y los detalles especiales impregnan cada rincón, guardando una armonía inesperada y acogedora.


Un local así es para lucirse, y Random no defrauda ya desde la imponente entrada que distribuye los espacios: al fondo, una terraza cubierta y acondicionada para los que fumáis, con mobiliario ligero y cálido; el restaurante en el entresuelo, sorprendente a cada paso, ambiente cosmopolita y relajado y como dice mi amiga Elena Solinís, parece que de repente estamos sentadas ante la mesa de un club inglés del londinense barrio de Mayfair.


Y la sorpresa del local está abajo: Anónimo, un espacio privado al que sólo se puede acceder con contraseña y que se descubre como ese local en el que “desenchufar” de las rutinas y ser espontáneamente feliz, en el que desaparecer de las miradas; con una barra de cocktelería y copas en la que dejarse sorprender por el barman encantador y en el que incluso puedes probar varias tapas gourmet en buena compañía.


Vamos con la cocina de Random, bajo la batuta del jefe de cocina, Dani Rodríguez y el chef ejecutivo, Juan Rioja, en la carta hay platos de corte internacional, lo mejor de cada sitio, platos muy pensados y trabajados en los que todos tienen su “por qué”.

Comenzamos con unos entrantes sabrosos, como el intenso huitlacoche en su hábitat natural, un micuit de foie con semillas y salsa de regaliz, gustoso y acertado, y un sorprendente tartar de pez mantequilla y camarón frito con aliño de mostaza y sumac, ¡de flipar!.


Entre los platos principales, el chipirón encebollado con crema de tirabeques se ha convertido ya en uno de mis imprescindibles, y un corte de carne que no suele ser frecuente en otras cartas, suave y delicioso el pito de ternera.


No soy nada golosa como sabéis, pero los postres en Random son diferentes: atención al sorbete de lima con gel de gin tonic, esto es mucho más que un postre, ¡es una adicción!. Amantes del dulce, no dejéis de probar el original Marshmallow de fruta de la pasión, no digo más, o el café bombón.

La carta de vinos y espumosos es sorprendente, refleja la personalidad curiosa y la enorme experiencia del propietario, Esteban, un excelente sumiller de profesión, y de vocación, acertadas referencias a precios comedidos.


Encantador el jefe de sala, Iván Castro, siempre atento a cualquier necesidad y aportando interesantes sugerencias, al mando de un gran equipo de personas.

En esta ocasión Esteban se ha superado a sí mismo, Random sorprende en el panorama gastronómico madrileño y en mi opinión, llega para quedarse y proporcionarnos muy buenos ratos de placer gustoso, Random me hace sentir bien y eso, queridos, no tiene precio.



Random  

Caracas, 21, Madrid

Tlf. 914 109 250
Fotos propias y de Random

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.