jueves, 3 de noviembre de 2016

CASA D’A TROYA: EL GALLEGO CELEBRA SUS BODAS DE ORO EN MADRID


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

Cuando un restaurante celebra nada menos que su 50º Aniversario es porque las cosas se hacen, -y se han hecho desde el principio-, muy bien. Casa D’a Troya lleva más de medio siglo y cuatro generaciones ofreciendo cocina tradicional gallega en Madrid: todo empezó a finales del siglo XIX en Santiago de Compostela, donde Pilar y Julio regentaron la casa de comidas “La Carballinesa”, y uno de sus hijos, Valentín, dio el salto a Madrid en 1966, año en el que abrió la primera Casa D’a Troya en el Barrio de la Concepción (os cuento como curiosidad que el nombre fue elegido en homenaje a la célebre residencia estudiantil de Santiago de Compostela).

A Valentín le siguió su sobrina Pilar, quien en 1981 tomó el relevo junto a su marido José Antonio y asumió la responsabilidad y el orgullo de posicionar a Casa D’a Troya como el “restaurante gallego más importante de la capital”, y todo ello gracias a la filosofía que esta Casa sigue desde sus orígenes: tradición, calidad y honradez.

En 1991 Casa D’a Troya se traslada al barrio de San Juan Bautista, a un local más grande y cómodo para los clientes, y sigue cosechando el reconocimiento tanto de su clientela como de las principales guías gastronómicas, como la Guía Michelín y la Guía Repsol. Este año 2016 ha tomado las riendas de la Casa una nueva generación, la cuarta nada menos, -Gema, Rafael y Valentín-, quienes con todo el respeto que una trayectoria como la que os he contado se merece, aportan ideas renovadas pero manteniendo los mismos principios que han hecho de Casa D’a Troya toda una referencia gastronómica en Madrid.


Este mítico restaurante gallego ofrece una muy amplia carta de recetas clásicas gallegas: pescados y mariscos de excelente calidad recién llegados de las lonjas celtas (almejas, cigalas, bogavante, centollo, mejillones, nécoras…), mención especial a su afamado pulpo a feira, y el delicioso salpicón de bogavante; otros platos representativos de su cocina son la empanada casera que elaboran con hasta siete rellenos distintos, o la merluza a la gallega, el plato estrella de la casa que hay que probar sí o sí; entre las carnes no podía faltar un excelente lacón con grelos, un plato de diez que se ha convertido en mi favorito.


El apartado dulce de la carta, como no podía ser menos, ofrece postres caseros para mitigar la morriña: tarta de Santiago, leche frita, o queso de Arzúa entre otros.

Todo ello regado con estupendos vinos de tierras gallegas junto con otras referencias nacionales e internacionales, conservados en una cava de vinos que separa los dos comedores con los que cuenta el local, amplios, luminosos y acogedores, un local renovado en el que disfrutar de las exquisiteces gallegas, también en la zona de mesas altas frente a la barra, con un enorme ventanal por el que entra luz natural y aporta calidez al espacio.

Por cierto, excelente personal de sala, profesional y cercano, sin olvidarme del servicio de aparcacoches que tanto nos facilita la vida en esta ciudad de difícil aparcamiento.


Desde aquí ¡muchas felicidades a Casa D’a Troya por su 50º Aniversario!, felicidades a todas las generaciones que han hecho y hacen cada día de esta casa todo un referente gallego en Madrid, y como se suele decir, a por otros 50 plagados de éxitos profesionales y personales.




C/ Emiliano Barral, 14, Madrid

Tlf. 91 416 44 55
Fotos propias y de Casa D’a Troya

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.