jueves, 1 de diciembre de 2016

LA CANICA DE INFANTA: AGRADABLES SENSACIONES



Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

La Canica de Infanta es la “hermana pequeña” de La Canica del Campo de las Naciones de la que os hablé aquí . Tras el éxito de ese primer local, el chef Sergio Martínez abrió hace unos meses La Canica de Infanta en la zona cercana a Plaza Castilla, conservando el mismo concepto tanto en cocina como en decoración: un restaurante en el que disfrutar de platos ricos en un ambiente agradable y relajado decorado con mucho gusto.

Zooco Estudio se ha encargado del interiorismo, siguiendo la línea de La Canica del Campo de las Naciones, destacando el ladrillo rojo combinado con azulejos de color, techos de madera con grandes lámparas, butacas coloridas tapizadas de terciopelo y sillones color mostaza que nos recuerdan al famoso sofá chester amarillo del primer local. Destaca la fachada formada por enormes cristaleras de color rojo intenso que se mueven cuando las temperaturas lo permiten, haciendo de La Canica de Infanta un restaurante abierto, a modo de terraza



La Canica de Infanta comparte en su carta muchos de los platos emblemáticos de su predecesora, como las famosas “canicas” del chef, las setas shiitake salteadas con ali oli de miel o el criollito con hojas de hierbabuena y mostaza verde dulce, platos que ya había probado, así que esta vez me decidí por otras recetas muy apetecibles y comenzamos con un canelón de carpaccio de ternera con hierbas aromáticas, parmesano y encurtidos, una propuesta fresca y ligera ideal para compartir; seguimos con uno de los ya famosos “arroces entre comillas de La Canica”, elaborados con sémola de trigo, y esta vez lo probé con butifarra de Perol y chipirón, un mar y montaña muy conseguido que acompaña estupendamente este particular “arroz”  (entre comillas), muy sabroso.


De la granja de La Canica, y como novedad, una deliciosa pluma ibérica 100% bellota a la parrilla, ajil y parmentier de sobrasada dulce, y terminamos una apetitosa cena con un postre con sabor a Madrid: soufflé de chocolate y helado de violeta.

Me dejo para la próxima ocasión probar novedades como el pollo picantón asado con champagne y trufa o la merluza de pincho de Celeiro a la romana, emulsión de chirimoya y pimientos del padrón, además de esos provocativos postres que Sergio elabora con mucha técnica y todo el mimo.


La Canica de Infanta está espléndidamente dirigida por Roberto Rapisardi, un italiano con una larga trayectoria internacional en el sector de la restauración, quien con su encanto y buen hacer, junto al resto del equipo en sala, hacen que pasemos una velada muy agradable y que una visita a este restaurante sea todo un acierto. Continuaremos “caniqueando” (entre comillas, como el arroz)…



Acceder a la web de La Canica            

C/ Infanta Mercedes, 105, Madrid

Tlf. 91 572 00 52
Fotos propias y de La Canica

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.