jueves, 16 de febrero de 2017

CHARLIE CHAMPAGNE: EL BISTRÓ GASTRONÓMICO DE CARLOS DURÁN


Texto by Mónica Gutiérrez-Aller

Charlie Champagne ha sido un descubrimiento inesperado en la zona del Madrid de los Austrias; es un barrio que me pilla lejos y que me encanta pasear, y mezclarme con los turistas y “guiris” que por allí abundan en busca del arte madrileño; y  la gastronomía para mí también es arte, no nos olvidemos; no sólo hemos de visitar museos y teatros (que también), sino acudir a restaurantes de todo tipo en busca de ese arte, la gastronomía.

Carlos Durán, chef y propietario de Charlie Champagne, es un artista de los fogones, así que os invito a disfrutar de su arte con todos los sentidos, no en vano ha sido Capitán de la Selección Española de Cocina y su cocina internacionalmente galardonada, además de impartir cursos y seminarios y participar en diferentes concursos gastronómicos.

Nos recibe André, con una enorme sonrisa y dos copas de champagne, un jefe de sala amable, profesional y cómplice, y entramos en el mundo de Charlie y Champagne, un local original en el que las bóvedas de ladrillo tan abundantes en esa zona de Madrid se ven iluminadas por originales lámparas hechas con palets de madera pintados de negro, un aire a bistró pero con un toque canalla que le va que ni pintado a la personalidad del restaurante.


En su carta no hay platos, hay fórmulas gastronómicas, recetas plenas de imaginación, hay tapas, hay raciones, platos verdes, guisos, arroces y dulces, así que por supuesto nos ponemos en manos de Charlie y su cocina de calidad y rigor gastronómico, una sorpresa detrás de cada plato, creaciones artísticas que me hacen feliz:

Foié frío y asado con ragout de tomate picante y piñones; tiradito de pez mantequilla, curry rojo, piña y huevas de pez volador; los ya famosos huevos a 62º a la brasa con falso carbón de yuca y boletus frescos; ceviche de pulpo, langostinos con ensalada de algas wakame; atún rojo en tataki ocn ajo blanco, aceitunas negras y sésamo tostado; menta, eucalipto, manzana, pepino y leche merengada; pan perdido con chocolate; ¿cómo es quedáis?, pues así me quedé yo, sorprendida y feliz ante un desfile muy coherente de cocina de mercado con toques internacionales y presentaciones repletas de imaginación.




Atención a la cuidada selección de champagnes para armonizar con cada plato, ay ese Sanger blanc de blancs… ¡qué sensaciones!


Si buscáis un restaurante diferente y que os sorprenda, si buscáis arte gastronómico a precio más que razonable, Charlie Champagne es vuestro sitio sin duda.




C/ Segovia, 17, Madrid

Tlf. 91 365 18 45

Fotos propias y de Charlie Champagne

Si queréis que visite vuestro local gastro, podéis contactarme en mgutierrezaller@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario! Recuerda no utilizar palabras malsonantes u ofensivas.